Historia de cambios en la Liga Nacional

En estos 30 años de competencia, la Liga Nacional ha sufrido modificaciones permanentes en su formato de disputa, conformación de planteles y reglamentaciones. En esta nota, un recuento de esa historia.

A lo largo de estos 30 años de competencia en nuestra querida Liga Nacional de Básquet las problemáticas fueron parecidas desde el 85 para acá.

Los formatos de disputa, cómo hacerla sustentable, los salarios de los jugadores, la cantidad de extranjeros por equipo, cómo reducir gastos de viajes, suenan, entre otros, como los grandes conflictos del torneo. No existieron ni existen soluciones mágicas, pero con el paso de los años se implementaron medidas que, en su gran mayoría, duraron poco.

En cuanto a la cantidad de equipos no hubo muchas variantes. En general se jugó con 16, salvo entre el 90 y el 92, cuando bajó a 14, para luego volver a 16. Así se mantuvo hasta la 2013/14. Entonces la idea expansiva amplió a 18 en la 14/15, y desde la temporada 15/16 fueron 20 los clubes participantes de la élite del básquet argentino. Algunos creen que 16 es el mejor número, pero la intención actual es mantener un mapa geográfico más amplio en la LNB, y se está intentando con 20.

Muchas cosas pasaron en estos 30 años y lo que se nota al hacer la revisión general son las casi permanentes modificaciones que se han intentado, no tanto en cuanto a la forma de disputa de la competencia, sino en la conformación de los planteles. Con el objetivo de reducir costos, “acomodar” salarios de jugadores y programar presupuestos “posibles”, se han utilizado distintas ideas, pero solo una es la que asegura tranquilidad: gastar y proyectar por lo que se tiene y no por lo que se sueña tener.

En general, más allá de algunos años distintos, la Liga Nacional se jugó en 9 o 10 meses (salvo la Liga corta previa al Mundial 90) con una fase inicial dividida en dos grupos de 8, arrastre de la mitad de los puntos y separación en A1 (8 mejores) y A2 (del 9 al 16), para después llegar a los playoffs. Así los equipos jugaban 28 partidos de etapa regular con dos encuentros de promedio por semana para después entrar en la parte más atractiva de playoffs con vistas al título o a la permanencia. También se intentó una mayor regionalización con zonas Norte y Sur con el fin de achicar el costo de los viajes y hasta se intentó con 4 zonas de 4 equipos (2002/03) en la primera fase pero no convenció y se volvió a cambiar. Durante largo tiempo se utilizó el sistema de disputa “en parejas”, donde se jugaban dos partidos por fin de semana, en ciudades relativamente cercanas (viernes y domingos).

Se registraron algunas variantes reglamentarias que tuvieron muy poca vida, como jugar 48 minutos (94/95 a 97/98) en vez de 40 o disputar playoffs por una plaza de A entre el anteúltimo de la máxima categoría y el segundo del TNA.

Desde la temporada 2003/04 hasta la 2013/14, el número de partidos de la regular subió a 44 (dos zonas y después ronda de todos contra todos), pero lo más significativo llegó en el 2014/15, con el cambio de disputa por Conferencias Sur y Norte (estilo NBA) con tablas de posiciones separadas y más de 50 encuentros en la primera etapa de competencia. El elevado número de partidos produjo mayor presencia en los medios de difusión pero trajo controversia en cuanto a las lesiones y esfuerzo físico de los protagonistas. Además, al público le costó (y le cuesta aún) acostumbrarse a que su equipo juegue cualquier día de la semana y ello se contrapone con el objetivo de tener más poblados los estadios. El sistema pasó a ser de giras (en general tuvo aceptación en los protagonistas) con 3 o 4 juegos seguidos de local o visitante y durante dos años se eliminaron los descensos para darle “aire económico” a las instituciones que no arriesgaron al tener la categoría asegurada. Se realizaron en estos años, y ese fue uno de los objetivos al jugar sin descensos, algunas mejoras estructurales en instalaciones, pero la competencia perdió atractivo de la mitad de tabla para abajo. Ya en la 2015/16 se volvió a imponer un descenso y fue distinto el atractivo deportivo del torneo. Con el ascenso de equipos de TNA y sin descensos, se llegó a 20 equipos en la elite.

Otro punto central en el armando del presupuesto anual es la composición de los planteles. En este punto se ha intentado de todo, con cambios casi permanentes para intentar bajar salarios de jugadores y regular las economías de los clubes.

En general, el número de mayores en la Liga Nacional fue de 8, pero en el transcurso del tiempo se utilizaron muchas variantes que no otorgaron soluciones:

– 1990: después del Mundial y de la crisis del país, se bajó a 5 la cantidad de nacionales y se brindó la posibilidad de sumar un nacionalizado al plantel.

– 1992/93: aparece la “ficha sudamericana” sumada a los dos extranjeros que se podían tener en el equipo. Esta medida sólo duró una temporada.

– 1995/96: se implementa la “Categorización” de jugadores, tal vez la propuesta más “innovadora” (llámese absurda) de las que se han utilizado. Se calificó a los jugadores en A, A-B, B y B-C, cada categoría con un puntaje y a partir de allí se diagramaban los planteles sin poder superar los 110 puntos, ni bajar de 90. Esta idea, que fue aprobada con votación 13 a 3 en la AdC, fue rechazada por la gran mayoría de los estamentos y solo duró un torneo.

– 1999/00: a pesar de la crisis en el país, la AdC le da la posibilidad a los clubes de contratar 3 extranjeros. Pocos equipos los usaron y muchos se reforzaron con dos foráneos buenos y uno de bajo nivel con varios cambios durante el torneo con el costo que ello trae.

– 2001/02: por el derrumbe económico del país, la AdC les permite a los clubes jugar sin extranjeros a partir de diciembre. Ya en la temporada siguiente se volvió a ver mayor número de foráneos en la competencia.

– 2008/09: se pueden contratar hasta tres extranjeros más un nacionalizado por plantilla.

– 2016/17: liberación de fichas extranjeras. En 8 mayores por equipo se abre la posibilidad de contratar la cantidad de extranjeros que cada equipo decida.

– Fichas U22 y U23: en varias temporadas se utilizaron estas fichas con la idea de promocionar más a los jugadores jóvenes y tener la posibilidad de completar los planteles con jugadores más económicos por su corta edad.

Las reglamentaciones que se imponen pueden, en mayor o menor medida, ser utilizadas como herramientas para regular el mercado y controlar las economías de las instituciones, pero está comprobado que no existen “soluciones mágicas”. En Argentina no se ha trazado un proyecto deportivo sostenido en el tiempo y los cambios permanentes siempre tuvieron relación con el aspecto económico. Se debería pensar con mayor profundidad cómo queremos jugar en los tres niveles del básquet nacional y cuál es el objetivo común, y no priorizar siempre la parte económica urgente. Muestra satisfactoria de ello es la inversión en la Liga de Desarrollo que se está disputando, que tendrá detalles para mejorar (como todo lo que recién comienza), pero que le da a los jóvenes la posibilidad de mayor competencia.

Las realidades son distintas en cada casa, en cada club, y el mejor administrador es el que optimiza sus recursos y llega hasta dónde puede llegar. Todos trabajan mucho por obtener el dinero, algunos serán campeones y festejarán el título, otros lo mirarán de cerca y el resto peleará por no caer. Todos son valiosos si lo hacen con coherencia y profesionalismo, pero lo más importante es conocer las fortalezas y saber hasta donde se puede soñar.

Formatos de competencia en la Liga Nacional

– Desde 1985 a 1989
Fase 1: 2 grupos iniciales, sistema de todos contra todos por grupo / Fase 2: A1 y A2 / Playoffs
Temporada de máximo 28 partidos en fase regular.

– Año 1990
Fase única todos contra todos (26 partidos) y playoffs.

– Entre temporadas 90/91 a la 2000/01
Fase 1: todos contra todos (28 o 30 partidos) / Fase 2: A1 y A2 / Playoffs

– Temporada 2001/2002
Fase 1: Dos grupos de 8 (14 partidos) / Fase 2: Todos contra todos (30 partidos) /Playoffs
Etapa regular: 44 juegos

– Temporada 2002/2003
Fase 1: Cuatro grupos de 4 (6 partidos) / Fase 2: Todos contra todos (30 partidos) /Playoffs
Etapa regular: 36 juegos

– Entre temporadas 2003/2004 hasta 2013/2014
Fase 1: Dos grupos de 8 (14 partidos) / Fase 2: Todos contra todos (30 partidos) / Playoffs
Etapa regular: 44 juegos

– Temporada 2014/2015
Fase 1: Dos grupos de 9 (18 partidos -todos contra todos en el grupo más dos clásicos extras-) / Fase 2: Todos contra todos (34 partidos) / Playoffs
Etapa regular: 52 juegos

– Temporada 2015/2016
Fase 1: Dos grupos de 10 (18 partidos) / Fase 2: Todos contra todos (38 partidos) / Playoffs
Etapa regular: 56 juegos

Fuentes de consulta: Guias LNB / Estatutos y reglamentos LNB / Libro 25 años de Liga Nacional de Básquetbol de Marcelo Nogueira y Basquet Plus

Nota: Julián Olmedo

LNB -
Arbitros:
Parciales:
Estadio:
Observaciones: