IMG-20160822-WA0042

El Gallego en Rio (Parte 7)

El final de los Juegos Olímpicos para El Alma vs EEUU, la charla entre amigos y las vueltas con su hijo Joaquín. Todo en otra edición de los diario de viaje de Fabián Pérez.

Por Fabián Pérez

Se acercaba media noche, y la victoria de Croacia sobre Lituania, nos ponía en la peor situación deportiva posible, enfrentar en cuartos a USA.

Argentina no había podido con España y la única chance de no cruzarnos contra EEUU, era si Lituania derrotaba a Croacia, pero no.

Nos fuimos con una extraña sensación. Por un lado la ilusión que se podía, pero sabiendo íntimamente que podía ser el último partido de nuestro “Dream Team”, y de algunos de los dorados.

Río, tiene esa magia natural, que la hace única. El mar, la costanera, los morros, la música, su gente.

Salimos de la cancha, caminando con varios amigos, Hernán García, su hermano, Leo Piccoli, Nachito Narvaja, y mi hijo Joaquín.

Caminamos por más de dos kilómetros hasta llegar a la Casa Argentina, lugar donde estaba el auto que nos transportaría a Copacabana.

La verdad fue una velada sensacional. Compartir con amigos y con mi hijo, fue lo mejor del viaje, realmente un acierto.

Volvimos caminando con Joa, por Nuestra señora de Copacabana y le sacamos jugo a la charla, la noche, los códigos, y el comportamiento frente a las situaciones que no siempre son las esperadas. Nos acostamos a las cuatro, y cuando nos despedimos, me abrazo fuerte y me dijo, “Gracias Maestro“!…..Me emocioné, debe ser que estoy más grande.

Amanece. El enano no me dijo nada, pero yo, quería que sea testigo de otra hazaña de nuestros héroes, o la despedida por la puerta grande, del mejor equipo en la historia del deporte en la Argentina.

Estaba triste pero ilusionado a la vez. No le dije nada. De por ahí escucho, “pa, a que hora juega El Alma?“, “18.45 hs“, dije, “vos vas, no?“, pregunto.

El sabía que yo iba. Vine a eso. Ja ja, pero no quería que me diera cuenta que se moría por ir. Y yo…..porque vaya.
Conseguí entradas, caras. Pero valía la pena. Totalmente.

Yo ya estaba en estadio, desde la mañana muy temprano, y él, desesperado en el departamento esperando un mensaje. El MENSAJE.

fabi-jo

Jo, venite volando al Parque Olímpico, que tengo lo tuyo y lo de Marce“. Marcela, de Santo Tomé, es una amiga que me dío el básquetbol, y que estaba con nosotros.

Metro, tren y bondi, más caminata, fue lo que estos dos fanáticos del equipo hicieron en casi dos horas para ver a Manu, Luifa, Chapu y compañía. La cara de felicidad del enano fue impresionante, “gracias gordo, so’ un cra’“, me dijo con lágrimas en los ojos.

Y para que mentirles, yo también me quedé con los ojo humedecidos por ver su felicidad plena.

Derrota de Argentina, eliminación del JJOO. Retiro de Manu y Chapu. Cae el telón de la su última función. Vuelta a Copacabana con Fabián García, como todos los días. Tristes, resignados. Se perdió contra el mejor. El equipo puso todo, y nos representó, como siempre. pero no alcanzó.

Llego al departamento, y el enano, Joaquín Jesús, me estaba esperando. Y con un fuerte abrazo me dijo, “Gracias pa, esto fue increíble, y estuve ahí…y fue por vos“.

Me acosté, y cuando puse la cabeza en la almohada, me sentí pleno. Orgulloso de mi hijo, y pensé. Es cierto, estuvo acá. Fue testigo, como muchos Argentinos, de un momento maravilloso, único e irrepetible. Y además…los dos lo disfrutamos con la misma pasión.

Captura de pantalla 2016-08-03 a las 12.18.01 p.m.

LNB -
Arbitros:
Parciales:
Estadio:
Observaciones: