Barquisimeto, Venezuela - 19 de noviembre de 2015-   Partido entre Guaros de Lara (Venezuela) vs San MartÌn de Corrientes (Argentina) de la Liga Sudamericana 2015. (photo: JosÈ JimÈnez Tirado/FIBA Americas)

Cara a cara con la historia

San Martín de Corrientes arranca este jueves en Brasilia la final de la Liga Sudamericana Direct TV. El análisis de Carlos Altamirano antes del duelo.

Por Carlos Altamirano, periodista y relator de Direct TV.

San Martín de Corrientes arranca en Brasilia la final de la Liga Sudamedricana (jueves 19.15 hora Arg. en el estadio Ginásio Nilson Nelson, para 16.000 personas). El equipo argentino ya hizo historia. Y ahora va por más.

Las cosas como son: desde las entrañas de San Martín siempre supieron que clasificar a las semifinales de la Liga Sudamericana era una alta posibilidad, más que un simple objetivo. Y así fue. El equipo correntino presentó sus credenciales y cerró invicto una primera fase inmejorable, ofensivamente por encima de los estándares de ese nivel. Un relolito que ni Mogi das Cruzes, finalista la temporada anterior, pudo frenar.

Las cosas como son: Guaros de Lara, más allá de no haber tenido demasiado rodaje, era el candidato no sólo del grupo en la semi, sino incluso para quedarse con la ventaja deportiva y cerrar el torneo en Venezuela. Se presentaba, como nunca antes en 20 años de competencia, la chance de exponer como fija a un equipo que no sea argentino o brasilero. Pero no. Contra los pronósticos ejecutados desde la lógica, San Martín, pese a pasar un mal trago en la LNB, dio el batacazo, volvió a ganar el reducido sin perder e hizo historia metiéndose en una final internacional en su primera experiencia en semejante competición. Muy fuerte.

Las cosas como son: con el factor cancha a su favor, el equipo de González se presentará ante UNICEUB con la confianza por las nubes. La pregunta cae de madura: ¿cómo hacer para catalogar de candidato a un equipo que, pese a tener ventaja deportiva, es debutante y tendrá como rival a un bicampeón repleto de jugadores que conocen de memoria el torneo? Difícil. El equipo de Brasilia ha demostrado, como Baurú y Flamengo en los últimos años, que el estilo brasilero de jugar a campo abierto, abusando del tiro de tres puntos y con escasa defensa es tan antiguo como poco productivo. Uniceub no sólo defiende con criterio, táctica e intensidad, sino que adelante es contundente. Fulvio está pasando por su mejor momento, maneja los climas a la perfección y hace jugar a todos (8 asistencias de promedio). Arthur es letal, un escolta con un tiro criminal y extrema chapa en momentos decisivos. Jefferson, a campo abierto, aniquila. Su esencia revulsiva le da a Uniceub un plus en momentos de sombras. Diego y Derick completan el perímetro con más intensidad que gol. Pero rinden. Siempre rinden. Cipolini es un arma clave subliminal: su juego parece silencioso, pero como todo 4 moderno, abre la cancha y castiga a pie firme. Suele no equivocarse en situaciones límites. En Montevideo la rompió toda. Idéntica situación de Ronald, una bestia atlética, capaz de saltar a quien se interponga en su camino e hiper comprometido en la toma de rebotes en los dos costados. Coimbra y Pureza alargan el equipo (son de rol, agresivos, prolijos). ¿Y ya? ¿Es todo? Definitivamente no. Falta el 1, líder por naturaleza: Guilermhe Giovannoni. ¡Pedazo de crack! Es el dueño del equipo. A sus 36 años, se ha cansado de ganar títulos de toda índole, siendo incluso caudillo de la selección brasileña en los últimos 15 años.

Las cosas como son: la tiene bien complicada San Martín a la final. Pero, claro está, le sobra material para quedarse con el título. El equipo argentino tendrá un mano a mano con la historia. Dar la vuelta olímpica en Corrientes en su primera experiencia internacional (y ganando un boleto directo a la Liga de las Américas) sería tocar el cielo con las manos. ¿Podrá?

LNB -
Arbitros:
Parciales:
Estadio:
Observaciones: